De tal palo, tal astilla

El agua juega un rol esencial en la vida de las mujeres embarazadas, las madres primerizas y los bebés. Por esto es importante, tanto para ti como para tu bebé, que elijan el agua que mejor se adapta a todas tus necesidades.

Durante el embarazo, el agua juega un rol vital. En promedio, representa el 60% de tu peso y se renueva por completo cada 7 semanas, primordialmente a través del agua que bebes. Además, este agua contribuye a la formación y renovación del fluido amniótico, que es el ambiente en el cuál tu bebé vive y se desarrolla durante los primeros 9 meses de vida. A las 25 semanas, el feto está formado de casi 90% de agua, por ésta razón, la calidad del agua que bebes es crucial  tanto para tu salud como para la de tu bebé.

 

El agua continúa jugando un rol clave en el desarrollo de tu bebé aún después del nacimiento. Durante los primeros meses la base de la nutrición y alimentación del bebé es solamente leche materna o fórmula, en ambos casos el ingrediente principal es agua; de hecho, 87% de la leche materna es agua, la misma que bebes. El agua que elijas debe ser naturalmente pura, consistente y con un balance único, por eso agua natural evian®  es perfecta  tanto para la mamá como para el bebé. Su sabor ligero y neutral hacen que sea un placer tomarla durante todo el día y  la noche; además, es particularmente apropiada durante ésta fase clave del desarrollo del bebé. 

 

Escoger el agua indicada es lo más importante para acompañar a tu bebé durante su desarrollo. El agua natural evian®  está libre de contaminantes y contiene niveles muy bajos de nitratos (siempre menos de 10mg/lt.) El balance mineral confiable de evian®  (menos de 1,000 mg. /lt. del peso total después de evaporarse) protege los pequeños y frágiles riñones del bebé contra una posible sobrecarga. Naturalmente pura, delicada y con un balance único, agua natural evian®  se adapta perfectamente a las cambiantes necesidades de tu bebé. Mes tras mes, durante éste periodo formativo de la vida, cuando el agua es verdaderamente fundamental, asegúrate de darle a tu bebé la mejor protección y así garantizar el soporte para un desarrollo sano.